Bañado en oro, chapado en plata

By Rafa Cabeleira

Uno de los grandes méritos o defectos –quién sabe- de José Mourinho como entrenador del Real Madrid consistió en convencer a sus mejores futbolistas de que el balón no era un amigo, si acaso un conocido al que convenía tener a mano pero siempre guardando las distancias, sin darle demasiadas confianzas. Su propuesta la definió como nadie Xabi Alonso en Perarnau Magazine, auténtica biblia del guardiolismo practicante, cuando se arrancó con el ya famoso “somos rock & roll. Pim, pam, pum. Tralla, que pasen cosas”, afirmación orgullosa con tintes de herejía para quienes lo seguimos considerando un ilustre representante de la Masía sin atender a las vueltas que, por desgracia, da la vida. Como el tolosarra y otros muchos fantasistas, también Cristiano Ronaldo abrazó con pasión la filosofía mourinhista y sus números individuales de entonces, a todas luces sobrenaturales, parecían respaldar con datos tangibles aquel mantra tan minimalista de que menos es más.

Seguir leyendo.

Fuente: https://elpais.com/deportes/2017/12/07/actualidad/1512637907_716820.html#?ref=rss&format=simple&link=link