El quinto Balón de Oro de Cristiano se gestó en cuatro noches de Champions

By Pablo Pérez

Hubo un tiempo en el que Cristiano Ronaldo se mostraba excesivamente ansioso por ser determinante en todos y cada uno de los partidos del Real Madrid. Sin excepción alguna, reacio y molesto ante cualquier propuesta de descanso, por mínima que fuera, el portugués solo tenía en su mente agrandar su saco de goles. Cuantos más mejor. Creía CR que la continuidad más absoluta y las cifras estratosféricas le catapultarían a lo más en los premios individuales. Parecía no importar nada más en su fijación por coronarse como el mejor futbolista del planeta, ni siquiera la posibilidad de llegar lastrado a las citas decisivas de la temporada, como le ocurrió en las finales de Champions de 2014 y 2016. Ambos años cumplió su objetivo: el Madrid conquistó la orejona y él se alzó con el FIFA Balón de Oro, pero su figura deslució en ambos partidos y en la Eurocopa de Francia.

Seguir leyendo.

Fuente: https://elpais.com/deportes/2017/12/07/actualidad/1512652965_047061.html#?ref=rss&format=simple&link=link